sábado, 26 de agosto de 2017

Bilogía: LA MAGIA DE SER SOFÍA / LA MAGIA DE SER NOSOTROS (Elísabet Benavent)


Sí, yo también he leído esta bilogía que llamaba tanto la atención en la librería por su impecable edición y lo acertado en la elección de sus colores. No me resulta novedoso, pues con la anterior novela de Benavent, Mi isla, ya me di cuenta de que buen gusto a la hora de editar, tiene.

Pero vamos a sentarnos un poco y a hablar de esta bilogía por algo más que por su estética. Hablemos de la historia, intentando no azotar con spoilers a las lectoras y lectores que no la hayan podido leer aún y lo deseen. 


En La magia de ser Sofía, se nos presenta muy bien al personaje protagonista y además se nos da ya una historia de amor truculento y varios dramas para entretenimiento del lector o lectora amante de la novela rosa contemporánea. 

Sofía es una joven (porque estar en la treintena la hace joven aún), que tiene un trabajo de esos que en la vida real no suele resultar tan atractivo, pero que en la novela es maravilloso. Sirve cafés en una cafetería (con encanto) de Madrid. Pero su entusiasmo y el cariño que pone en su trabajo hacen que lo haga como nadie y que además disfrute de ello. Es en El Café de Alejandría donde su destino se cruzará con el de Héctor. Y es que cuando Héctor entra en la cafetería, el mundo de Sofía se detiene.

Héctor es guapo. Por supuesto. Nos damos cuenta porque la autora nos insiste en ello muchas veces, así que ya lo he dicho yo también para que quede constancia. Y Sofía... Bueno, Sofía es tan normal y nos dicen tantas veces que es normal, con tantos defectos, que no sé si sentirme halagada por ser normal como ella o especial por que el hecho de ser normal merezca tanta insistencia narrativa.

"Yo me veía sexi con un escote y unos pantalones apretados y no me pasaba el día quejándome de mi talla o culpando al tamaño de mi culo o al de mis jamones por las cosas que me sucedían... o que no me sucedían."
Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía

"Yo sé que Sofía... no es que tuviera complejos, pero se sentía menos cómoda con algunas de sus características físicas. Todos tenemos estas cosas. Le incomodaba «ocupar más tamaño», tomando prestadas sus propias palabras. Aunque debo admitir que tampoco parecía que le torturara demasiado porque... era verdad, en el fondo... ¿qué más daba?"
Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía

Pero Héctor tiene novia. De toda la vida, además. Y aunque está lejos, en Ginebra, ambos tienen una vida ya muy definida como pareja y planes de futuro.


Por supuesto, no es ningún secreto, Sofía y Héctor se enamoran. Y es aquí donde empiezan todos los problemas. Porque él debe decidir si Sofía realmente significa para él tanto como para hacer un corte profundo en su vida personal y empezar una relación con ella... o no. Entre ellos surge eso a lo que Benavent ha llamado "magia" y que no es más que un amor tan perfecto que da miedo. 

Sofía es mágica para Héctor. Desprende purpurina y le resulta tan perfecta (en su imperfección) que le provoca sentimientos desconocidos para él hasta la fecha. Y Héctor tiene tanto encanto que Sofía se pierde por él con rapidez. 

Aunque por supuesto se empeñan en repetir que Sofía no es el tipo de chica por la que nunca hubiera pensado Héctor que se pillaría. Porque no es perfecta (sí, otra vez). Como he dicho antes... insisten tanto en ello, que no sé si tomármelo como algo insultante. 

"Nunca pensé que pudiera engañarla pero si me hubieran obligado a ponerme en el caso, hubiera creído que lo haría con alguien de su misma complexión. Quizá alguien más pizpireta o seductora. Nunca alguien como Sofía."
Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía

La relación entre los dos se vuelve de un tono rosa fucsia, aunque el futuro es bastante incierto y Sofía pasará momentos amargos en el transcurso de ese tiempo en que Héctor debe tomar una decisión y ejecutarla para poder estar juntos.


Para no destripar demasiado de la trama, os diré que la primera entrega de la bilogía gira entorno al nacimiento de esa relación y a la consumación del drama que dará lugar a la existencia de una segunda entrega, caracterizada por el sufrir de los protagonistas.

Creo que Elísabet Benavent tiene una capacidad enorme de transmitir sentimientos y sensaciones reales, de esos que cualquiera puede haber experimentado y que ella narra de una forma especial que consigue llegarte a lo más profundo. A ese sitio al que no quieres ir nunca porque hace daño, pero al que ella te lleva y te trae sin piedad. Hay que darle la enhorabuena por ello. Lo hace muy bien.

No obstante, creo que los personajes de esta bilogía son unos sufridores dolientes permanentemente, en ocasiones sin sentido. A Sofía le gusta demasiado un buen drama y si no le llega por destino, se lo fabrica sin pensar. Es un personaje carismático y fuerte, que se empeña en tomar sus propias decisiones y que en líneas generales supera a la media en lo que a personajes femeninos de novela romántica contemporánea se refiere. Pero incluye un toque de melodrama que a mi parecer, cruza la línea de lo desesperante.

"Estado general: lamentable. Sin entrar en detalles de aspecto, higiene, ánimo ni salud mental. Lamentable. (...) Así que después de abrir la ventana iba a la cocina, cogía lo primero que pillaba con pinta de ser comestible y me lo llevaba a la cama, donde me lo comía debajo de la colcha. Mi cama empezó a tener más migas que palomitas en el suelo de un cine después de una sesión. Pero me daba igual. La salubridad de mi dormitorio no estaba entre mis prioridades."
Elísabet Benavent, La magia de ser nosotros


Héctor es un coprotagonista decente. No demasiado fuerte, pero que aguanta el papel con dignidad y deja las riendas a Sofía. Aunque las tome en algún momento concreto para decidir sobre su destino personal, en lo que se refiere a su relación con la protagonista, le falta un poco de sangre en las venas en ocasiones. Un golpe en la mesa ante una Sofía empeñada en el dolor, no habría estado de más.

No quiero pasar de largo el detalle de que cada novela que publica Benavent, sube un poco más el tono. Está haciendo funambulismo en la línea de lo erótico para no dejar de tropezar en demasiados capítulos hacia lo pornográfico. A riesgo de parecer remilgada... a mí hay detalles húmedos que me sobran en la narración. No me deja imaginar nada. Me lo planta delante sin más. Cuidado, Elísabet.

Una mención especial al elenco de secundarios. Porque se lo merecen. El entorno de Sofía tiene en ocasiones hasta más magia que ella. Oliver es un muy buen secundario. Con un mundo interno y una trayectoria muy interesante. Todos y todas hemos conocido alguna vez un Oliver. Un sobrado con corazón que ni él sabe que tiene. Es el amigo perfecto y lo demuestra en numerosas situaciones. Opino que Elísabet acierta al presentar su historia de telón de fondo en la novela. Sobre todo en la segunda parte, cuando todo lo demás parece que se le va de las manos a la autora y agradecemos un poco de aire con la historia de Oliver.

Mamen (madrastra de Sofía) y Abel (compañero de trabajo) son el contrapunto de una historia que se abre a la intervención de este grupo para dar un toque de color y desaturarnos del azúcar de Sofía y su amor mágico. Con diálogos que despiertan más de una sonrisa y una lealtad de esas que todos queremos en nuestro grupo de amigos más cercanos.


Estoy aún indecisa respecto a si me gusta el epílogo. Me parece un guiño interesante y curioso... pero no sé por qué... me hizo torcer el gesto. Es como si Benavent hubiera sospechado que algo se quedaba cojo y llamara pidiendo refuerzos. Os dejo que lo descubráis.

Hay que ser justa y decir que Elísabet Benavent es una autora que siempre despierta interés en el mundo de las librerías y entre las lectoras y lectores. Sus libros (de los que no puedo hablar demasiado porque solo he leído esta bilogía y Mi isla), tienen en líneas generales unas buenas críticas y llegan al público. Pero ya en mi reseña sobre Mi isla hice mención al detalle de que sus personajes llevan a la desesperación al lector. Y con esta bilogía, me reafirmo. Considero que en ocasiones, los personajes de Benavent tienden a la búsqueda del sufrimiento y hacen complicado lo que no lo es tanto. Cierto que en la vida real sucede con frecuencia y que puede despertar empatía en el lector... Pero hasta cierto punto. Con un límite.

¿Recomendada? Sí, si eres un lector o lectora a quien estas historias de amor contemporáneas con lenguaje desenfadado y poca sorpresa te gustan o te entretienen. Si buscas sentimientos en carne viva y personajes que sufren. Estoy segura de que encaja perfectamente en lo que suelen definir como "lectura de verano". Aunque a mi parecer, si estas historias te enganchan, no importa la época del año.

Personalmente, se me atascó un poco la segunda parte. Ya me resultaba demasiado evidente cómo iba a rematar la historia la autora y cuando tengo muy claro el final, se me van quitando las ganas a golpe de página. Los lectores nos estamos volviendo exigentes. Sobre todo los que leemos mucho. Buscamos lo inesperado, que nos sorprendan, que nos azoten con la incredulidad y que nos lleven donde nunca esperábamos que fuéramos a ir. Si es eso lo que buscas... no creo que lo encuentres en esta bilogía.

Por supuesto, por si todo esto ha despertado tu interés, aquí encontrarás las primeras páginas que siempre nos cede la editorial.


Elísabet Benavent (@Betacoqueta) está licenciada en Comunicación Audiovisual y tiene un Máster en Comunicación y Arte. Es autora de varias novelas, entre las que destacan la Saga Valeria  y la Saga Silvia. Además, podéis seguirla en su blog betacoqueta.com.


jueves, 8 de junio de 2017

Entrevista a MIGUEL ÁNGEL PIÁ RANZ (Kalion: El Código Púrpura).


Hace unos días, os presentaba en La Copela, la primera entrega de la saga El Código Púrpura. Kalion es la primera novela de Miguel Ángel Piá Ranz y he querido acercaros un poco más esta historia, de la mejor forma que se puede hacer; hablando con su autor. 

En la entrevista encontraréis algunas claves de esta novela de ciencia ficción que seguro, no te dejará indiferente y además, incluye una sorpresa al final. Atrévete a cruzar las puertas de la mayor nave espacial construida por el hombre y descubre los secretos que esconde
. . . 

Kalion es el escenario principal de la novela. Aunque los protagonistas viajan por el espacio e incluso llegamos a conocer otros planetas, la acción principal sucede en la nave. Es habitual en las novelas de ciencia ficción que transcurren entre periplos intergalácticos, pero me gustaría saber si en tu caso respondes a esa corriente, o más bien ha sido una forma de llevar al lector a un escenario totalmente creado por ti, alejado de referencias conocidas. 

MAP: La trama considera la existencia de distintas razas que pueblan el universo y, para desarrollar la historia de un modo ‘realista’, bajo ese supuesto consideré oportuno trasladarla en el tiempo a una época alejada de la actual. Parte de la trama adquiere un sentido si previamente han transcurrido una serie de acontecimientos, algunos de los cuales se introducen en la novela y otros se desarrollarán en su continuación.

En la novela se crea un completo y fantástico mundo, con una trama bien evolucionada y personajes muy detallados, de modo que el lector imagine su propio mundo a través de las tramas que se generan en la novela. El hecho de que la historia transcurre en una época alejada de la actual ayuda a que el lector imagine la historia sin las ataduras de referencias conocidas.

Mireia, Nathan, Miguel Ángel, Natalia, Sara, Julián, Daniel… Personalidades muy dispares dentro del mismo grupo. Ninguno de ellos parece encajar con el resto y sin embargo, conforman un equipo homogéneo en el que se complementan. Todos gozan de habilidades muy personales y sospecho que en el futuro llegaremos a saber qué papel tiene cada uno (aunque al final de esta primera entrega ya se va deduciendo algo). 

¿Consideras que es más realista crear de esta forma los personajes en lugar de elegir uno de ellos y concederle la perfección? ¿Piensas que es así más fácil que cada lector encuentre algún personaje con el que identificarse?

MAP: Efectivamente, la elección de los personajes no se ha dejado al azar. Cuando Patrick lleva a cabo la elección de los jóvenes lo hace considerando su aportación al grupo heterogéneo que está conformando. Al final de la aventura se intuye que las cualidades de cada uno son relevantes en la historia, y en la continuación se volverá a poner de manifiesto.

En la historia he tratado de crear diferentes personalidades que bien podrían tener cabida en un mundo real. No hay un personaje perfecto, pues no considero que la perfección sea definible, sino que hay temperamentos, distintivos, sellos y cualidades que hacen único a cada personaje; y, sin duda, el lector bien podría identificarse con alguno de ellos. 

En cualquier caso, en la novela he buscado definir la personalidad de los personajes con gran nivel de detalle, para permitir al lector ‘visualizar’ cada uno de ellos, recreando la historia según su propia percepción, imaginación y creatividad


No te has olvidado de los malos malísimos en esta novela. Son siempre necesarios en este tipo de historias y mantienen la tensión en la lectura, porque acabamos todos queriendo proteger a nuestros amigos en la aventura. ¿Qué se siente como escritor al tener que hacer daño a uno de sus personajes después de haberlo creado con tanto cariño?

MAP: La novela pretende trasladar al lector una historia que, aun transcurriendo en una época alejada, parezca real, y no puede faltar por tanto la dualidad del bien y el mal. La existencia de personajes malvados, que realmente llevan a cabo actos deleznables, tiene su contraposición en la aparición de héroes que los combaten, llevando a cabo actos épicos, y tanto unos como otros son necesarios para dotar de realismo a la novela.

En mi caso, como autor siento enorme cariño por todos los personajes de la historia, y cualquier acontecimiento que tenga una repercusión sobre alguno de ellos es para mí muy emotiva. Sin embargo, ha sido mi interés en todo momento crear una aventura que el lector sea capaz de imaginar del modo más creíble posible, y para ello ha sido necesario involucrar a los personajes en todo tipo de situaciones, que serán más o menos felices, pero todas ellas perfectamente meditadas y entrelazadas para generar una trama plagada de emociones.

El Código Púrpura es una historia muy completa y con multitud de tramas y subtramas en torno a la principal. ¿Sabías desde el principio que estabas creando una saga, o te diste cuenta a medida que avanzabas en el desarrollo?

MAP: Comienzo a crear la historia cuando sé que voy a ser padre por primera vez. La ilusión de ver la cara de mi hija me lleva a querer hacerle protagonista de un cuento corto, que pueda leer cuando sea mayor. Y con ese objetivo empiezo a generar una breve historia que poco a poco va extendiéndose, pasando de ser un relato corto a toda una novela, y en la que no solo aparece mi primera hija sino sus otros dos hermanos, que vinieron más tarde, todos ellos protagonistas principales del libro.

No pensé en una saga desde su comienzo; sin embargo, conforme fui desarrollando la historia me di cuenta que el mundo nuevo que había creado, en el que ocurrían tantas cosas y tenían lugar tantos enigmas y misterios, difícilmente podía escribirse en un único libro.


Los mirtianos, los sártrios, la galaxia Dracna, el planeta Turnia, el planeta Exior, los crilardos, los ulinos, los yimaux… ¡Que no se asuste el lector! Todos estos nombres, son creación de Miguel Ángel Piá y exclusivos de El Código Purpura y su universo. No encontrarán nada de eso en nuestro mundo. ¿Nos podrías desvelar la historia de alguno de esos términos que bautizan planetas, razas y criaturas?

MAP: Muchos de los términos que aparecen a lo largo de la novela tienen una historia concreta o una fuerte influencia externa que me llevan a emplearlos. Un ejemplo de ello es Turnia: un planeta muy especial del que provienen dos de los principales protagonistas de la historia. Decido adoptar el término Turnia en clara alusión a un grupo de amigos con los que guardo una gran afinidad, y que han sido y siguen siendo un referente en mi vida personal. 

En cualquier caso, cualquier término empleado se ha elegido guardando un encaje y una coherencia con el resto de acepciones empleadas en la novela.

Para todo lector, comenzar una saga es una aventura que decide emprender de la mano del autor. Siempre he creído que el autor forma parte de ese compromiso y debe responder a la confianza que pone el lector en su historia. ¿Quieres lanzar un mensaje desde aquí, tanto a los que hemos leído ya Kalion, como a los que se lo están pensando, para dejarlos tranquilos en cuanto a la continuidad de la historia?

MAP: Mi mayor motivación al escribir el primer volumen de la saga fue trasladar a mis hijos a la novela, haciéndolos los principales protagonistas de la historia. Buscaba entonces crear un mundo mágico para ellos, que les entusiasmara leer, con aventuras y ritmos trepidantes, inesperados y sorprendentes, y en el que se vieran de cierto modo reflejados.

Kalion ha conseguido una amplia acogida por parte de las personas que le han dado una oportunidad, y prueba de ello es la gran cantidad de críticas y opiniones positivas que ha recibido. Continuar la historia para corresponder a los centenares de lectores que han puesto su confianza en Kalion es mi mayor motivación para seguir escribiendo la segunda parte de la novela, y desde aquí confirmo que la continuidad de la historia está asegurada: ¡ya he comenzado a escribir el segundo volumen de Kalion! 


Quiero agradecer al autor su colaboración y amabilidad, Os aseguro que Miguel Ángel Piá es un entusiasta de su trabajo y estoy convencida de que trabajará muy duro para ofrecer una segunda entrega al nivel de la primera. ¡Y lo superará! El Código Púrpura ya es una saga en la lista de las "muy esperadas" en La Copela.

Pero vosotros, ¡no os quedéis sin vuestro ejemplar! Los lectores de La Copela disponéis desde hoy de un descuento exclusivo del 10% y además recibiréis el ejemplar dedicado por el autor en vuestro domicilio. Solo tendrás que enviar un correo electrónico a mapiaranz@gmail.com y solicitarlo indicando que has visto la promo en La Copela.





jueves, 11 de mayo de 2017

KALION: EL CÓDIGO PÚRPURA (Miguel Ángel Piá Ranz)


Año 3.178 de una era que no pertenece a la nuestra. La raza humana se ha enfrentado a los peligros que escondía el universo y que afrontó con más ambición que curiosidad. Las guerras intergalácticas se suceden y la hegemonía de La Tierra se ve sustituida por la evidencia de que otros mundos, otras galaxias y otras razas pueden disputar ese puesto a los humanos. 

Pero el por qué y los detalles de toda esta historia futura (así como la suerte de nuestro planeta en esta lucha), los tendréis que descubrir vosotros mismos en Kalion, la primera entrega de El Código Púrpura, donde Miguel Ángel Piá Ranz ha creado todo un entramado histórico contextual, encajado con suma destreza para que no os perdáis en el transcurso de una historia que seguro os engancha desde el principio

"¿Cómo de grande es el universo? ¿Qué hay más allá de aquello que nuestros ojos alcanzan a ver? ¿Cuán ciertas son las historias que nuestros padres, amigos y conocidos nos han contado hasta ahora? Y, ¡qué daríamos por saberlo!, ¡por abarcar el universo entero!, ¡por ver más allá de las estrellas!, ¡por tratar de descubrir los maravillosos misterios que esconde este universo del que apenas conocemos una pequeña parte!"
Miguel Ángel Piá Ranz, Kalion. El Código Púrpura.


Una misteriosa asamblea en la que están presentes las siete razas más relevantes y un puñado de Objetos Únicos que deben ser protegidos para garantizar la paz en el universo, dan el arranque a esta novela.

"Hemos debatido largo y tendido acerca del destino final de los objetos únicos. Su destrucción resolvería gran parte de los problemas que ahora se plantean. Sin embargo, el temor a un nuevo levantamiento del enemigo nos conduce a tomar la decisión de conservarlos aun a sabiendas que uno solo de ellos en malas manos, bastaría para desencadenar de nuevo otra guerra y, con ella, la ruptura de la era de armonía y concordia que ahora, tras largos años, iniciamos. 

Cada uno de nosotros hemos escogido un protector, ¡nuestro mejor guardián! Su misión es clara: llevar el objeto que le corresponde a un recóndito lugar del universo y protegerlo, asegurando la supervivencia de los objetos y garantizando que ninguno de ellos cae en manos equivocadas."
Miguel Ángel Piá Ranz, Kalion. El Código Púrpura.

Kalion es la más grande de las naves creada por el ser humano. Construida en el año 3014, constituye el escenario principal de la novela y es dónde llegarán un grupo de jóvenes, seleccionados entre millones, para cumplir con una misión muy importante. Pero antes, deberán someterse a duras pruebas físicas y mentales para determinar qué lugar debe ocupar cada uno y descartar a los que no estén preparados para la tarea que se les encomendará. 

Nathan, Natalia, Miguel Ángel, Sara, Julián y Daniel se encuentran entre ese grupo de aspirantes y, aunque no se conocen previamente, tendrán que convivir y trabajar en equipo para superar las pruebas y afrontar peligros y tramas que no esperaban cuando se embarcaron en esta aventura. Más tarde, Mireia se incorporará al grupo. Una joven con una procedencia misteriosa, que porta con ella un gran secreto y que será el epicentro de una jugosa trama de secretos, mentiras y amenazas a las que sus compañeros deberán enfrentarse para sobrevivir.


Los secretos y misterios que esconde Kalion, los iréis descubriendo poco a poco, junto a los protagonistas, sala tras sala y clase tras clase. Miguel Ángel Piá nos los explica a la perfección, nos sumerge por completo en un universo que ha creado para ambientar una novela que no deja de sorprendernos a golpe de página.

"-¡Bienvenidos a Imaginarium: la pequeña sala de los sueños!
Los chavales la miraron extrañados. La mentora sonrió. Recordó su sorpresa al visitar aquella pequeña sala por primera vez. Se enamoró de inmediato del secreto que encerraba."
Miguel Ángel Piá Ranz, Kalion. El Código Púrpura.

Pero no vayáis a cometer el error de pensar que esta historia se limita a contarnos las vicisitudes de este grupo de jóvenes en exclusiva. ¡Para nada! Miguel Ángel Piá nos tiene preparado todo un arsenal de subtramas que hará las delicias de los amantes de las novelas corales. Conoceremos (y mucho) al comandante Patrick Evans, al mando de Kalion desde hace muchos años. Y del mismo modo, acompañaremos a su tripulación; el capitán Jack Miller, la capitana Teresa Braun, el subcomandante Cho Sung... No nos van a faltar personajes, ni amores imposibles, traiciones y desencuentros

La aparición en escena del general Barak y el comandante Tena marcará un punto de inflexión en el transcurso de los acontecimientos en Kalion y desencadenará aquello que se convertirá en el eje de la trama.

¿Os parece ya soberbio el alarde de genialidad del autor para crear todo un contexto futurista? Pues no se queda ahí. ¡Esperad a descubrir qué es el Calabni!

"-¿Sorprendidos, chicos? Estáis ante uno de los mayores espectáculos del universo."
Miguel Ángel Piá Ranz, Kalion. El Código Púrpura.


La acción es una baza esgrimida por el autor durante toda la novela. Tramas desarrollándose de forma simultánea en diferentes lugares, así como una cuenta atrás para la resolución de los enigmas que se plantean, hacen de Kalion una historia de esas que no puedes dejar de leer.

La conspiración que da origen al mayor de los conflictos en la trama nos mantendrá alerta, siempre con un ojo puesto sobre aquellos que pretenden hacerse con los Objetos Únicos y el oscuro propósito que albergan. Ambiciones y luchas de poder, que sin ser un rasgo novedoso en la ciencia ficción, están entretejidos con destreza.

El variopinto grupo conformado por nuestros protagonistas lanza constantes mensajes sobre la importancia de los grupos interdisciplinares, en los que cada uno aporta una pieza fundamental que contribuye al engranaje de la maquinaria que constituye el trabajo en equipo. Valores como la solidaridad entre compañeros, la amistad, la lealtad, la oposición al tirano y la lucha por la supervivencia... Todo ello, nos lo entregará el autor en forma de píldoras repartidas en la trama, aportando un mensaje útil y un valor añadido a la historia. 

Kalion es la primera entrega de una saga que promete mucha acción, aventuras en el espacio y un nutrido elenco al que acompañar en el transcurso de esta historia que, seguro, os atrapará desde el principio. 

El Código Púrpura no ha hecho más que comenzar. Y en La Copela, ya estamos esperando con ganas la siguiente entrega. 

Podéis haceros cómodamente con un ejemplar en Amazon (¡versión Kindle!) y en la web de Ediciones Crisol.

Miguel Ángel Piá Ranz (Valencia 1980), Ingeniero Superior de Telecomunicaciones y licenciado en Derecho, ejerce como director de desarrollo técnico en una empresa puntera en soluciones tecnológicas. Kalion es su primera novela y da inicio a la saga de ciencia ficción: El Código Púrpura.

La Copela agradece al autor y a Ediciones Crisol su colaboración.